vade retro, congresista

Ministras reflexionan: Mercedes Aráoz

Enrique Mendizabal

Publicado: 2018-10-18

[La Semana de la Evidencia es financiada por el Think Tank Initiative y cuenta con el apoyo de la Embajada de Gran Bretaña en el Perú.]

La función de ministra es compleja. Ofrece pocas oportunidades de error. Son raros, por ello, los casos como el de Mercedes Aráoz que ha liderado tres carteras (comercio, producción y economía durante el segundo gobierno de Alan García) y la presidencia del consejo de ministros (durante el gobierno de PPK). En esta ocasión, durante la Semana de la Evidencia, conversé con ella sobre su experiencia a la cabeza de un ministerio peruano.

Ya habíamos empezado la serie con una discusión con tres ex viceministros. En esta ocasión, Mercedes Aráoz presentó un testimonio muy similar - inclusive reconociendo que el rol de ministro o ministra es absolutamente político - a diferencia del de viceministros que tiene un importante componente técnico. 

La entrevista cubre el periodo previo a su incorporación en el primer gabinete de García en el 2006, particularmente su experiencia como académica y su participación en distintos espacios de política pública en los que cumplía un rol de experta. Este periodo le ofreció la oportunidad de conocer el funcionamiento del estado, formar redes al interior del aparato público, y entender las prioridades del gobierno. 

El ministerio de comercio le ofreció una excelente plataforma desde donde empaparse del cargo. El tema comercial le era familiar pero además había participado en el proceso de transición. Su primera labor fue armar sus equipos -tanto técnicos como operaciones. Para ello se apoyó mucho en las personas que estaban en el ministerio cuando ella llegó y que había llegado a conocer "desde afuera".

El paso de la vida "civil" a la pública definió una suerte de pérdida de inocencia. En la academia, todo es posible. Uno piensa que entrando al gobierno será posible poner en marcha esas grandes ideas que tiene uno. Pero, no es así. Los ministros y ministras no tienen el poder que uno a veces les atribuye. 

Durante la conversación hablamos mucho sobre las capacidades de los ministros. Más allá de sus capacidades técnicas, el rol de ministro o ministra demanda de una importante capacidad de negociación, comunicación y persuasión. Este fue un tema común en los tres ministerios que lideró.

Discutimos también el impacto que tiene el cargo sobre la visa personal de los ministros, sobre los retos que enfrentó en su calidad de mujer y cómo la experiencia la preparó para enfrentar retos mayores durante el gobierno de PPK y en la actualidad.

El uso de la evidencia surge a lo largo de la conversación. No son solamente sistemas racionales lo que permite el uso sino la apertura de los líderes y de sus equipos a dialogar con diversos actores - que son capaces de ofrecer distinto tipo de evidencia y conocimiento. Es particularmente importante entender las limitaciones del modelo racional: una ministra que viene de la academia va a poder incorporar evidencia académica en la toma de decisiones. Esto es cierto hasta un punto. Se puede incorporar. Pero también deben incorporarse las evidencias generadas desde otros espacios (ONGs, movimientos sociales, el sector privado, el mismo estado, etc.), intereses (públicos, privados, políticos) y la capacidad (y disposición) del aparato público por incorporar nuevas ideas. 

Al final, al igual que la gestión diaria del ministerio, la incorporación de evidencia, es un proceso que depende enormemente de la capacidad de negociación, comunicación y persuasión que tengan los funcionarios.  


Escrito por

Enrique Mendizabal

Director de On Think Tanks (onthinktanks.org) y Director de la Semana de la Evidencia Latinoamericana (semanadelaevidencia.org)


Publicado en

Estado de Ideas

La evidencia es fundamental para el desarrollo y la implementación de políticas públicas informadas. ¿Cómo vamos en este frente en el Perú?